Hablar con roce, aunque con firmeza en una cita